El análisis transaccional (o AT) es una técnica incluida en la psicología moderna que comprende una serie de herramientas destinadas a incentivar el crecimiento personal de las personas y a aportar bienestar en nuestras relaciones. Es una terapia que permite que cada persona pueda autoconocerse y mejorar la relación que tiene consigo mismo y con los demás.

Eric Berne la creará en la década de los 1950 y se basa en que cada persona comprende tres estados del <<yo>>: Padres, adultos y niños. Tratando estos conceptos, en relación con otras herramientas y modernos, se puede saber qué es lo que necesita cada persona para mejorar en su vida.

¿Qué son los impulsores del Análisis Transaccional?

¿Alguna vez te has planteado porque, pese a que te esfuerzas mucho, no logras alcanzar tus objetivos? ¿Por qué los demás, incluso haciendo menos, se te llegan a adelantar? ¿Por qué no eres capaz de aprovechar todas las oportunidades que se te presentan? incluso ¿Porqué te cuesta ser más feliz?

Precisamente para esto sirven los impulsores de la personalidad: con ellos se explica la fuerza que tienen las creencias en nuestros pensamientos, en la forma en la que nos comportamos y porque nos relacionamos de la forma en la que lo hacemos con el resto del mundo.

Sin más preámbulos, vamos a analizar los 6 impulsores de Análisis Transaccional propuestos:

Perfección -> No puedes fallar, debes ser perfecto: Las personas que actúan bajo este impulsor tienen dificultades para conseguir lo que se proponen, para tomar decisiones. Además, necesitan de más tiempo para decidirse y no suelen estar contentos con el resultado que consiguen. La razón de este bloqueo es que suelen fijarse demasiado en los detalles, intentan tener toda la información antes de actuar y esto, les hace perder mucho tiempo. Aunque hayan terminado de hacer una tarea, la revisarán una y otra vez pensando que la pueden mejorar.

“El perfeccionismo no siempre es productivo”

Complacer -> Los demás antes que yo: Si actúas según este impulsor te darás cuenta de que pides permiso para hacer cualquier cosa y esto, te restará autoridad y respeto. El error aquí es que priorizamos las necesidades de los demás por encima de las nuestras y esto, hace que dediquemos nuestro tiempo a los demás, en vez de a nosotros, alejándonos todavía más de nuestros objetivos. También suelen estar cargados de faena porque no son capaces de decir que “no” y esto hace que se alejen de la felicidad.

“Cuando dices sí, a otras personas, asegúrate de que no te estás diciendo no, a ti mismo”

Esfuerzo -> Esfuérzate: El impulsor se asocia a personas que viven para hacer, hacer y hacer cosas. Hacen las tareas por el simple hecho de hacerlas, de estar muy ocupados, pero no se vinculan a ellas, no priorizan y tampoco piensan en el sentido que tiene seguir por ese camino. Los objetivos no están nada claro y a veces hasta se proponen cosas que raramente serán capaces. Suelen tener creencias limitantes del tipo “todo cuesta”.

“Sé. No intentes convertirte.” Osho

Rapidez -> Hay que hacer las cosas lo más rápido posible: Este cuarto impulsor del análisis transaccional se da en personas que parecen no tener tiempo para hacerlo todo, que cada vez van más rápidas a la hora de hacer sus tareas y esto, hará que terminen cometiendo muchos errores. Las veremos aceleradas, no se dan tiempo para descansar, sino que van de una tarea a otra sin parar. Debido a hacer las cosas de manera acelerada les cuesta disfrutar del ocio y el descanso. No hacen las cosas, se las sacan de encima. Piensan que si no cubren todo van a perder oportunidades muy importantes.

“La vida es el equilibrio entre descanso y movimiento.” Osho

Fortaleza -> Ser débiles es de cobardes: Los individuos que tienen este impulsor arraigado en lo más profundo de su ser son aquellas que hacen lo imposible para evitar que sus emociones salgan a la luz. Sobre todo, aquellas que el sujeto pueda relacionar con debilidad: como ternura, tristeza, miedo, vulnerabilidad… No pedirán ayuda, ya que piensan que esto es un símbolo de debilidad que no pueden mostrar al mundo. Suelen ser autosuficientes y raramente consiguen trabajar en equipo. A la larga, esta forma de comportarse les puede acarrear importantes problemas de salud.

“A menudo el cuerpo manifiesta lo que la boca calla”

Precaución -> El peligro está ahí fuera: Finalmente, este impulsor hace que las personas sean miedosas y desconfiadas por naturaleza. Se preocupan por cualquier cosa de manera excesiva, ven peligro en cualquier lugar al que vayan. Cualquier problema o fallo puede suponer una catástrofe total. Esto les lleva a ser personas indecisas que no se deciden a tomar decisiones, quedándose en una especie de limbo a esperar a que ocurra algo. No quieren participar con los demás porque creen que el mundo se va a aprovechar de ellos.

“Ve con confianza en la dirección de tus sueños. Vive la vida que has imaginado.” Henry David Thoreau

Si tu vida se rige sobre algunos de estos impulsores, ha llegado el momento de cambiar tu forma de pensar, de revisar tu sistema de creencias inconscientes. Para ello, el coaching con PNL es una fantástica opción.

¿Te ha gustado el artículo sobre Análisis Transaccional? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!