CONSTRUYE TU AMOR PROPIO, ENCUENTRO EN LIBRERÍA TÉ QUIERO, BARCELONA
  • 0 productos

  • Triángulo Dramático de Karpman

    Hoy te quiero hablar de algo que para mí fue revelador en el momento en que lo conocí, y que desde entonces me sirve mucho en mi relación con los demás.

    Consiste en que las personas, de manera inconsciente, jugamos a juegos psicológicos en nuestras interacciones con los demás y en la mayoría de las veces, solemos adoptar un rol determinado.

    Existe un sencillo modelo que puede ayudarte a identificar qué posición adoptas con más frecuencia cuando interactúas con los demás, para ir poco a poco modificando esa conducta, o bien no entrar en los juegos psicológicos de otros una vez los tengas identificados.

    Primero te explicaré en qué consiste, para que identifiques en qué rol sueles operar más, y en segundo lugar te daré alguna sugerencia para rebajar y suavizar esa conducta.

    El triángulo dramático de Karpman es un sistema que proviene de la psicoterapia denominada Análisis Transaccional.

    Pero para que puedas comprender mejor lo que voy a pasar a explicarte, deja de leer un momento, busca papel y boli, y dibuja un sencillo triangulo en la hoja. En una de sus tres puntas escribe la palabra Salvador/a, en la segunda escribe Perseguidor/a,  y en la última,Víctima.

    Ahora lee las descripciones de los 3 roles que encontrarás a continuación:

    Rol de Salvador: Son rescatadores del mundo entero. No solo satisfacen las necesidades de todos cuantos pueden, sino que se adelantan intentando arreglar la vida de los demás, aún y cuando no se lo hayan pedido.

    Rol de Perseguidor: Suelen ser acusadores, muy intransigentes, y suelen buscar castigar y reprochar. El acusador suele utilizar los puntos débiles de los demás para poder destacarlos.

    Rol de Víctima: Demandan que lo compadezcan. Siempre se quejan de todo lo que les sucede en la vida. Sienten que el mundo es injusto con ellos y que no pueden hacer nada por cambiar. Necesitan que los demás les resuelvan las cosas.

    Una vez leídas las descripciones, piensa con qué rol te identificas más.

    Es importante tener en cuenta que aunque podamos identificarnos con un rol en concreto, también es común que en un juego psicológico pasemos por los 3 roles:

    Ejemplo: Alguien con el rol de salvador que ayuda a otro (sin que este otro se lo haya pedido) y después pasa al rol perseguidor con frases tipo: «¡Si no fuera por mí, no habrías solucionado esto!». Incluso si la otra persona no entra en el juego, esta persona puede terminar en rol de victima diciendo a los demás cosas como: «¡Después de todo que he hecho por ti! ¡Así me lo agradeces!» 

    ¿Cómo Salir Del Triángulo?

    Salir del triángulo y liberarte de la codependencia es posible, pero requiere dedicación. Primero debes identificar cuál suele ser tu rol. Ir tomando conciencia de cuantas veces, de manera inconsciente, entras ese rol. Te puede llevar algo de tiempo, pero es un paso imprescindible para cambiar.

    Después viene la parte más interesante aunque más compleja para algunas personas, que es hacer cosas que nunca antes han hecho. Por ejemplo, el que está habitualmente en el rol de salvador,  deberá dejar de volcarse tanto en los demás, y dejarles su espacio para que se equivoquen y resuelvan las cosas por sí mismos.

    En este caso, tendrá que separar mucho la falsa creencia de que los demás le querrán más si les ayuda en todo, si está pendiente de todo lo que les afecte. Es un trabajo de mucha constancia y persistencia. Como todo trabajo de desarrollo personal hace falta trabajar en profundidad (autoconciencia) y estar dispuesto a cambiar y adquirir nuevos patrones de conducta.

    Cómo Cambiar Los Patrones de Conducta de Cada Rol

    Rol de Salvador: Desarrolla la capacidad de dejar que los demás resuelvan sus propios problemas. Piensa que por muchos problemas que los salvadores quieran solucionar, la propia vida es una sucesión de problemas a resolver y de los que aprender. ¿Por dónde empezar? Por ayudar solo cuando te pidan ayuda, sin adelantarte.

    Rol de Perseguidor: Desarrolla la capacidad de enseñar y formar. Evita criticar y comparar tus conocimientos con los de las demás personas. Entiende que cada persona tiene los recursos que tiene y que cada persona se encuentra en un momento de su vida distinto al tuyo.

    Rol de Víctima: Desarrolla la capacidad propia de aprender. Accede a formación de habilidades personales. Evita la queja y la actitud reactiva. Trabaja por ir adoptando una actitud más proactiva.

    Espero que conocer los roles del Triángulo Dramático de Karpman te ayude tanto como me ha ayudado a mi. Déjame un comentario y cuéntame: ¿Conocías el Triángulo de Karpman? ¿Con qué rol te identificas más? 


    Si crees que el Coaching Emocional puede ser la solución para ti, te ofrezco la Sesión de Descubrimiento A Mitad de Precio (35€)

    Rellena el formulario y me pondré en contacto contigo para agendar tu Sesión de Descubrimiento.

    [ninja_form id=8]

    2 respuestas a “Triángulo Dramático de Karpman”

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.