¿Soft Skills? ¿Hard Skills? Estos términos te pueden sonar a chino, pero te aseguro que son más importantes de lo que te crees, especialmente si estás buscando trabajo.

En una entrevista laboral, el entrevistador se encargará de seleccionarte o no en base a los resultados obtenidos de una determinada evaluación. El análisis que llevan a cabo se basa en el currículum y en la entrevista ya citada.

La evaluación no sólo trata de conocer más en detalle la formación del trabajador, o la experiencia profesional que ha tenido, sino determinar qué habilidades tiene y si estas marcan la diferencia en comparación con el resto de candidatos. Y aquí es donde entran en juego las Soft Skills y Hard SkillsTodo lo que debes saber sobre las habilidades en una entrevista laboral y su clasificación.

Hard Skills (habilidades duras)

Las Hard Skills se pueden definir como los conocimientos que se han adquirido mediante formación reglada o por la experiencia profesional. Estas se pueden acreditar gracias a los ámbitos académicos.

La persona aprenderá las Hard Skills en un centro de formación (generalmente) y habrá una evaluación que pruebe esos conocimientos.

Teniendo en cuenta que las habilidades son fáciles de medir, estas son las que más destacan en las cartas de presentación o currículums. También llaman la atención, siendo el primer punto en el que se fijará el entrevistador.

Algunos ejemplos de Hard Skills son los títulos universitarios, máster, idiomas, habilidades de mecanografía, programación en ordenadores, maquinaria industrial, etc.

soft skills

Soft Skills (habilidades blandas)

En cambio, las Soft Skills (que se pueden traducir como habilidades blandas), son aquellas que resultan más complejas de medir y que denotan las habilidades sociales e interpersonales de cada individuo. Aunque estas habilidades pueden estar expuestas en el currículum, o en la carta de presentación, el entrevistador intentará detectarlas en base a la forma en la que el entrevistado se relaciona o interactúa con los demás.

Lo más curioso de las habilidades blandas es que no se aprenden en el plano escolar, sino que se van adquiriendo con el día a día. Los expertos las relacionan con la inteligencia emocional y vienen determinadas por la personalidad y por las habilidades sociales y la forma en la que estas están desarrolladas.

Estos son algunos ejemplos de Soft Skills: Adaptación, motivación, logro de objetivos, liderazgo y capacidad para persuadir a su entorno, trabajo en equipo, gestión del tiempo, comunicación eficaz, asertividad, etc.

soft skills

¿Qué diferencias hay entre los 2 tipos de habilidades?

Leyendo la información anterior ya podemos hacernos una idea de las diferencias entre esos tipos de habilidades. Sin embargo, para que quede más claro, voy a desglosarlas:

  • Formas de medir: La forma de medir cada una de las habilidades es diferente. Las Hard Skills se medirían con una herramienta de coeficiente intelectual mientras que para medir las Soft Skills habría que medir la inteligencia emocional.
  • Punto de vista empresarial: Las habilidades duras se miden de la misma manera en cualquier empresa, mientras que las habilidades blandas son evaluadas de diferentes formas, según la cultura de la empresa y de las personas con las que se trabaja.
  • Formas de aprendizaje: Las Hard Skills se pueden aprender en la escuela, en las universidades y en las academias. Forman parte de una formación establecida y hay diferentes niveles para ir evolucionando con las mismas. Digamos que existe un camino que se puede seguir.

No obstante, tal y como hemos visto, cuando hablamos de las Soft Skills no hay un camino estándar. La mayoría se aprenden de manera automática (normalmente mediante la interacción entre personas y casi siempre se relacionan con un ensayo-error). Aunque si bien es cierto que cada vez más hay métodos para aprenderlas, como a través de cursos de Habilidades personales y/o sesiones de life coaching (coaching de vida)

¿Qué tipo de habilidad es más importante?

Esta pregunta es complicada de solucionar, ya que dependerá del puesto de trabajo al que se quiera aspirar y de la carrera que se quiera llevar a cabo.

Por un lado, existen empresas que existen tener altas Hard Skills y bajas Soft Skills (y estas son las que se relacionan con el mundo de la investigación teórica). Suelen ser carreras en las que trabajan personas con muchos conocimientos, y a su vez no se suele trabajar en equipo o ineractuar con clientes ni partners.

Hay empresas en las que se busca un equilibrio de ambas habilidades, como las de abogados, administración de empresas o psicología clínica.

Finalmente, también existen empresas que requieren de más Soft Skills que Hard Skills. En las mismas tenemos trabajos de vendedores o gestores, relacionados de alguna manera con la atención al cliente. Esto es debido a que el puesto depende de las capacidades que tenga el individuo para conectar con el resto de personas, en lugar de lo que puedan haber aprendido en el ámbito laboral.

Aunque con el mundo cada vez más tecnológico que vivimos, será cada vez más necesario revisar y mejorar las habilidades personales para que nuestra productividad y bienestar laboral sea optimo.

Estas son las principales diferencias entre los dos tipos de skills. ¿Te ha gustado el artículo sobre Hard Skills vs Soft Skills? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!