Lidiar con personas tóxicas es algo de lo que no estamos exentos. Muchos creen que este tipo de gente solamente se encuentra en círculos específicos como la escuela, el trabajo o el gimnasio, pero pueden estar en cualquier lugar, incluso en la familia. Que haya lazos sanguíneos no es una garantía de que entre ellos mismos no puedan haber personas con las que no te lleves bien debido a su comportamiento.

Identifica a las personas tóxicas

Una persona tóxica es aquella que no le hace bien a tu vida. Normalmente se caracterizan por ser problemáticos, señalar constantemente tus fallos, obstaculizar las situaciones que pudieran ser hasta fáciles, y ocasionar situaciones incómodas entre una o más personas.

Las personas tóxicas con su comportamiento se sabotean a sí mismas y a otros a su alrededor porque carecen de inteligencia emocional.

Como mencionamos anteriormente, nadie está exento de toparse con personas tóxicas a lo largo de su vida y aunque lo mejor es alejarnos de ellos, hay ocasiones en las cuales esto no es posible porque hay ciertos lazos ya sea profesionales, se trate de compañeros de clases, vecinos o familiares de los que obviamente no puedes deshacerte.

Para ese tipo de situaciones es necesario saber cómo actuar para no empeorar las cosas. Lo primero que debes hacer es identificar si se trata de una persona tóxica para ti o si es simplemente alguien que tiene problemas de depresión y más bien necesita apoyo.

Una vez hayas identificado que se trata de alguien que no quiere llamar tu atención por ayuda, sino que solo encuentra placer molestando a otros para drenar sus propias amarguras, mira a continuación algunas recomendaciones para lidiar con ellas.

Se siempre cordial y educado

Es cierto que reaccionamos ante los estímulos y cuando estos no son positivos también nuestra reacción puede ser algo indeseable. El asunto es que cuando ya conoces a la otra persona puedes estar un poco más preparado y tu actitud no tiene que depender directamente del otro sino de tu dominio propio.

Elige ser siempre la cordialidad y la educación antes de cualquier otra reacción. Este tipo de respuestas de tu parte puede traer dos resultados: que la persona se ensañe más en tu contra o que vaya bajando la guardia un poco al ver que no estás buscando ningún tipo de problemas y eres una persona de comportamiento firme.

Demuéstrales amabilidad

Esto no se trata de merecimiento sino de ti mismo. Es mejor ser amable con alguien que ser antipático porque no sabemos las situaciones por las cuales están pasando.

La amabilidad significa no hacerse de la vista gorda cuando alguien necesita ayuda, siempre saludar, practicar la empatía, sonreír o al menos tener un semblante contento en vez de una seriedad que invite a alejarse.

Esto no quiere decir que trates de volverte el mejor o la mejor amiga de las personas tóxicas, significa que porque ellos sean de esa manera, eso no te releva de la responsabilidad de ser amable, cortés y educado con los que están a tu alrededor. Quizá te resulte un poco difícil pero cuando logres volverlo un hábito y veas que sí se puede, te sentirás orgulloso de ti mismo y habrás obtenido mayor capacidad de autocontrol.

Mantén la distancia

Los puntos anteriores no quieren decir que debas dejar entrar a estas personas a tu vida con los brazos abiertos. Como dice un sabio refrán: “lo cortés no quita lo valiente” y quizá necesites de esa valentía para mantener tu posición de firmeza al no permitir demasiada cercanía para evitar problemas.

Prefiere las interacciones en grupo o netamente profesionales -si aplica-, pero evitar dar oportunidades de confrontación o donde puedan surgir los problemas.

No hables mal de ellos a sus espaldas

Esto lo que puede hacer es echarle leña al fuego y hacerte quedar mal a ti como persona. Si esa persona tiene defectos notorios, los demás se darán cuenta, no es necesario que los estés señalando porque eso habla más de ti que del otro.

Cuando hablas mal de otros tratando de que no se enteren, así sea cierto lo que estás diciendo, eres tú el que quedas mal frente a aquellos a quienes les estás contando porque inconscientemente les estarás enviando el mensaje de que no se puede confiar en ti, tienes actitudes desleales o de juez.

Perdónalos

Si crees que este punto es algo complicado porque ¿Cómo vas a perdonar a alguien que no se lo merece? Antes de leerlo, chequea este artículo de Gananci para que puedas tener la mente abierta en esta área.

Al perdonar a las personas que te han hecho mal no les estás haciendo un favor a ellos, sino a ti mismo ya que eres el principal perjudicado al albergar odio en tu vida. Simplemente perdónales y suelta eso que te pudo haber causado daño. Sentirás un alivio y definitivamente crecerás como persona.

No caigas en sus provocaciones

Como mencionamos anteriormente, tu actitud no tiene que esta obligatoriamente ligada a lo que hagan los demás, sobre todo cuando ya los conoces y sabes el tipo de personas que son. Mantente firme y sereno previniendo las confrontaciones con un comportamiento superior porque lo más probable es que lo que ellos quieran sea hacerte sentir mal o meterte en problemas, así que poniendo en práctica todos los puntos anteriores evita caer en sus juegos.

¿Te ha gustado el artículo sobre personas tóxicas?

Te presento al autor invitado:

Andrés Gananci, Un emprendedor y aventurero apasionado de la vida. Fundó su primer negocio online con tan sólo 17 años. 12 años después, sigue viajando por el mundo mientras trabaja desde casa como editor en Gananci.com

¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!