¿En cuántas ocasiones te has propuesto una meta, has empezado completamente ilusionado/a y la has dejado al poco tiempo de empezar, probablemente pensando que no tienes fuerza de voluntad suficiente para alcanzarla? Esto es algo mucho más habitual de lo que parece y una de las causas que lo provocan es el miedo a conseguir tus objetivos profesionales.

Los miedos profesionales se pueden presentar en cualquier momento de nuestra vida, por lo que no es cuestión ni de edad, ni de experiencia. Por ejemplo, podría llegar a presentarse en el momento en el que estamos buscando nuestro primer trabajo, cuando pensamos en dejarlo por uno mejor o incluso cuando sientes que has encontrado tu pasión.

El principal problema de experimentar ese miedo al trabajo es que será mucho más fácil cometer errores o tomar riesgos innecesarios. Para colmo de males, este miedo puede tener diferentes orígenes:

Miedo de abandonar tu zona de confort

La gran mayoría de las personas vivimos en nuestra particular zona de confort en la que hemos encontrado una cierta estabilidad, una rutina.

Lo peor de todo es que no nos parecerá demasiado grave, pero con el tiempo puede llegar a serlo. En el momento en el que quieras hacer un cambio en tu vida, probablemente lo identificarás desde el primer momento como un “callejón sin salida” y no podrás dar el siguiente paso.

Y es que de nada sirve que te quejes continuamente de todo lo que te sale mal, de lo poco que te pagan, de lo mal que te trata tu jefe o de la escasa motivación que consigues en tu puesto laboral.

Si haces siempre lo mismo, tan sólo conseguirás los mismos resultados una y otra vez.

Miedo a tomar un decisión equivocada

Realmente el fracaso no es más que el resultado de intentarlo una y otra vez. De hecho, aquellas personas que fracasan desarrollan una habilidad innata para tomar decisiones inadecuadas.

No tengas miedo a equivocarte, ya que de todo se aprende, y mucho más de tomar tomas malas decisiones.

Te servirá para anticiparte a cualquier posible fracaso. Si finalmente fracasas, todo formará parte de tu experiencia profesional.

Miedo a pedir ayuda

Muchas personas se quejan de que otras tan sólo consiguen sus objetivos a través de la ayuda de terceros. Posiblemente, estas personas no saben cómo pedir ayuda, o tienen miedo de pedirla y que nadie se la preste.

Tenemos que buscar una manera de pedirla, además de identificar cuando alguien nos la está ofreciendo y aceptarla.

Miedo a tener éxito

Y si, también se puede tener miedo a tener éxito. Quizá tu miedo se centre en que temes no tener tanto talento, ser tan creativo, tan inteligente o tan eficiente cómo te pensabas.

También puedes llegar a temer ese vacío tan característico que se experimenta en el momento en el que se cumple una meta.

Lo importante es identificar el motivo de tu miedo, enfrentarte a él y así podrás encaminarte de nuevo hacia tu camino al éxito.

Si te sientes identificado con este post, te invito a unirte a mi próximo curso, ¡el primero del 2018! Curso de Autoconfianza en Barcelona, aprender a vivir sin miedo. ¡Apúntate ahora al curso del próximo 27 de enero!