parejas felices

Las parejas felices son una realidad

Evidentemente el futuro y éxito de una pareja depende de muchos factores. Sin embargo existen hábitos que favorecen que las relaciones sean más duraderas y saludables, en definitiva crear parejas felices.

Este artículo va a darte algunas ideas, y herramientas para prestar atención a tu relación de pareja y conseguir el equilibrio perfecto.

Primero te explicaré que en la década de los 70s el psicólogo John Gottman ya centro su interés en evaluar, estudiar a parejas para descifrar que hábitos tenían las que se podían denominar parejas felices completamente.

A través de medir y analizar a cientos de parejas a través de su fisiología y no solamente en momentos de una discusión si no en conversaciones cotidianas y tranquilas, descubrió que aquellos que a través de estudios con electrodos daban una mayor actividad cardiaca, aceleración en el flujo sanguíneo, sudoración, etc. Al cabo de 6 años o se había separado o vivían juntos pero infelices.

Y es que parece ser que las parejas infelices, comparten algo tóxico en común, un estado interno, acelerado, incomodo, forzado.

En 1986 junto a su compañero Robert Levenson crearon el “laboratorio del amor” en la universidad de Wanshington, donde estudiaron las interacciones entre los miembros de la pareja.

Parejas felices por John Gottman

Las parejas que participaron en el estudio en “el laboratorio del amor”, fueron separados en dos grupos, que Gottman denominó maestros y desastres.

Los maestros eran los que tras 6 años todavía seguían juntos y felices y los denominados como desastres se habían separado o permanecían juntos aunque no de manera feliz.

Las claras diferencias sobre los maestros y desastres ya puede darnos una idea de las cosas que pueden funcionarnos o no, con nuestra pareja.

A nivel fisiológico los desastres mostraban una activación incluso hablando de asuntos cotidianos, relajados y aparentemente no amenazantes. En cambio, los maestros mantenían una tranquilidad y calidez mayor incluso en las discusiones y conflictos.

Por lo que Gottman concluyó que las parejas con mayor activación fisiológica tenían más fácil y rápido deterioro sentimental.

Otras diferencias que se descubrieron fueron las siguientes:

Desastres:

  • Escaneo continuo sobre los errores de la pareja
  • Continua critica
  • Mostrarse a la defensiva
  • Pasotismo y desprecio

Maestros:

  • Mayor tranquilidad y conexión
  • Propiciaban un clima de confianza
  • Eran más cálidos y cariñosos
  • Físicamente se encontraban cómodos

parejas felices

Las claves de las parejas felices

Gottman descubrió que los maestros a lo largo del día tenían actitudes que denominó “ofertas”.

Por ejemplo, si un miembro de la pareja era un apasionado de salir en bici y le explicaba algo a su pareja tipo:

“Hoy he subido un tramo en tiempo record”, no solo estaba hablando de la bici, el tramo o el record: él o ella estaba requiriendo una respuesta del otro, un signo de interés o de apoyo, con la expectativa de que iban a conectar aunque fuera momentáneamente.

Y aquí la mujer o el hombre podía tener dos respuestas: o positiva o negativa.

Negativamente: No prestando ni atención, ni interés.

Positivamente: Aprovechando dicha “oferta” para conectar mostrando genuino interés.

parejas felices

Aunque estas interacciones puedan parecer que tengan poca importancia, en realidad pueden dar muchas pistas de la salud de nuestra relación y de cómo la cuidamos y que debemos hacer para cuidarla.

Así que como dice la canción Baile de Ilusiones de Ariel Rot “el que tenga un amor que lo cuide y que mantenga la ilusión, por que la vida es un sueño y los sueños sueños son”.