El Carisma

El punto de partida para conseguir mayor éxito con las demás personas, es interesarnos verdaderamente por ellas.
Aquí encontraremos cinco puntos sencillos pero muy eficaces a la hora aumentar la psicología social.

“Porque hay personas y personas, personas que lo arreglan todo con una sonrisa.

Porque hay persona que son la diferencia de la diferencia.

Porque hay personas que tienen luz, aura, brillo, en definitiva carisma”.

Libro: Carisma complex -Alienta Editorial.

Pero sobretodo porque hay personas con las que te apetece estar.

Porque hay personas que seducen sin más; si ellos pueden nosotros también.

Solo tenemos que aprender cómo hacerlo y en este artículo os daré algunas pinceladas para ir ejercitando la seducción.

Cinco puntos sencillos pero muy eficaces a la hora aumentar la psicología social.

• Empecemos por usar su nombre: Nada tiene tanto efecto como oír nuestro nombre cuando se dirigen a nosotros, al hacernos una consulta, cuando quieren hacernos participe de una conversación, etc. Ya sabemos que parece básico, pero siendo tan conscientes de lo que nos gusta a nosotros mismos, lo hacemos muy poco con los demás.

• Sonriamos: Más, mucho más. Tomemos conciencia de con cuantas personas nos cruzamos a lo largo del día y pensemos en cuanto y como les sonreímos. Y es que la sonrisa no solo debemos usarla al saludar sino también al escuchar. Cuando nos encontramos con alguien que al escucharnos tiene una sonrisa amable y relajada en su cara, ¿no nos hace sentir bien? Practiquemos la sonrisa desde dentro.

• Mirar a los ojos: Calibrando y detectando cómo y cuanto de cómodo se siente nuestro interlocutor, para que no se sienta invadido, intimidado. Que sea como una invitación a tener una conexión visual pero siempre con su consentimiento.

• Escuchar: Lo más importante es el otro, dejemos aparcado nuestro yo, yo, yo, y atendamos de verdad lo que la otra persona nos cuenta. Es preferible que hablemos cuando la otra persona ha terminado para que se sienta atendido y escuchado.

• Seamos positivos: Hablemos positivamente, ejercitemos el entusiasmo. Todos preferimos estar con personas alegres, que no ponen problemas a las cosas, que aún en un momento de desánimo siempre ven algo bueno. Evitemos el discurso derrotista y negativo. Evitemos las quejas.

Solo tenemos que dedicarnos unos días a observar cómo interactuamos, a analizar si hacemos todo lo posible por hacer que la otra persona se sienta bien. A ver cómo nos mostramos a los demás.

También podemos anotar los aspectos que nos gustaría mejorar.

Podemos buscar modelos de persona que nos parezca carismáticas y anotar esas cualidades que nos gustaría tener y ver como lo hacen.

Es importante no desanimarse, si no sale sigamos intentándolo. Practiquemos, practiquemos, practiquemos.

Y sobre todo disfrutemos de estar con las personas, disfrutemos y divirtámonos tratando de ser mejores en nuestra relación con los demás. Eso ya dará un resultado mejor, que a corto, medio o largo plazo causará que la gente se sienta a gusto en nuestra compañía.

“No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu falta se sienta”.


Sesiones Coaching con PNL

¡Pasa a la acción y empieza a generar cambios positivos en tu vida con las Sesiones de Coaching PNL!