Shinrin-Yoku, Baño de bosque

Cuando el estrés y los nervios de tu vida diaria empiezan a perjudicar tu bienestar emocional y corporal, un baño de bosque puede volver a centrarte y enseñarte cómo tomarte las cosas con más calma. Volver a la naturaleza es volver a nuestros orígenes. Es volver a una época en la que estábamos más conectados con nuestro entorno y en la que no vivíamos en un estado constante de preocupación y ansiedad.

En todo paseo con la naturaleza uno recibe mucho más de lo que busca.-John Muir.

El Shinrin-Yoku o “baño de bosque” es una técnica japonesa diseñada para reducir el estrés. Es una actividad que consiste en caminar por el bosque practicando ejercicios para agudizar los cinco sentidos, siguiendo el compás que nos marca la naturaleza: un ritmo lento, sosegado, que nos permite observar su belleza y saborear poco a poco los ruidos, texturas y olores que nos ofrece. 

Durante la práctica de Shinrin Yoku, se pasea por el bosque libres de nuestras distracciones diarias y bajo una consigna de silencio. Atraemos la atención y conciencia a nuestros pensamientos, sensaciones corporales y emociones. Además recibimos los beneficios de la aroma-terapia al inhalar fitoncidas (una sustancia presente en el aire producida por árboles y plantas.) En definitiva, nos sumergimos en una experiencia única, que despierta nuestros sentidos y nos enseña estar más presentes, invitándonos a hacer ‘détox’ tecnológico.

Los baños de bosque tienen grandes beneficios sobre nuestra salud, por ello el Shinrin-Yoku se ha convertido en una práctica cada vez más extendida dentro de la medicina japonesa. Los estudios han demostrado que después de un baño de bosque se reduce la presión sanguínea, decrece el estrés, mejora el estado anímico y se aumenta la capacidad de concentración y los niveles de energía. (Estudio)

Shinrin-Yoku

La práctica autodidacta de Shinrin-Yoku es sencilla: Llevar comida, agua, descansar cuando haga falta y vestirse con ropa cómoda. Aunque se trata de relajarse y descubrir el entorno, si quieres extraer una experiencia más terapéutica, ir guiado por un experto lo convertirá en algo más que un simple paseo por el bosque; si además sabe aplicar técnicas de mindfulness enriquecera todo el camino y hará que obtengas los máximos beneficios.