Quizás nunca has escuchado esta palabra o incluso no sabes si la pronuncias correctamente, pero te aseguro que si que has pensado alguna vez en cómo ser más feliz, en si hay algún método o secreto para alcanzar la felicidad máxima.

Pues bien, Lykke es justamente esto, un concepto danés para ser más feliz en nuestro vida.

Para entenderlo a profundidad se puede leer el libro de Meik Weiking, “Lykke: en busca de la gente más feliz de mundo”, o bien, siempre podrías mudarte unos años a Dinamarca y poder tener una experiencia Lykke al 100%.

¿Qué significa Lykke?

Literalmente la palabra Lykke significa felicidad. Sabemos que Dinamarca está casi siempre en los primeros puestos del Ranking Mundial de la Felicidad. ¿Cuál es el secreto de este país?

Ahora bien, no basta con saber la traducción de la palabra, tenemos que entender el significado real. Un altísimo porcentaje de la población danesa termina de trabajar temprano, alrededor de las cinco de la tarde. Se va a su casa en bicicleta, juega con sus hijos o mascotas, prepara una rica cena en compañía de personas agradables y disfruta el momento.

Estas acciones las podemos traducir en saber poner atención a los pequeños detalles que conforman la rutina. La rutina hace la vida, la suma de los días es la cantidad de felicidad que experimenta o deja de experimentar una persona. También hay que tomar en cuenta que en ciudades donde la seguridad, el poco tránsito, el clima y el transporte público son de primer nivel, las cosas se facilitan un poquito. Aún así, es posible tomar en cuenta los fundamentos básicos del Lykke e integrarlos en medida de lo posible a nuestra vida.

Lykke y las relaciones personales

Sociabilizar con la gente que te rodea es el primer paso. Aumenta el sentimiento de pertenencia y de utilidad. Está probado científicamente que las personas necesitamos a otras personas para vivir de forma plena.

Lo que propone la filosofía Lykke es salirse de uno mismo y compartir la vida. Un sencillo paso como el de conocer a tus vecinos, que puede ser más fácil en pueblo que en grandes ciudades, ya estaría acorde con Lykke. Una idea para las grandes ciudades es por ejemplo participar en eventos de tu barrio como fiestas populares. Además, en algunas ciudades existen huertos urbanos y siempre buscan gente dispuesta a echar una mano.

Lykke y el dinero

La filosofía Lykke dice que el dinero debe usarse en servicio del bienestar humano, no como el fin del bienestar humano. Se trata de transformar el dinero en bienestar tanto personal como familiar.

Podemos usar el dinero para viajar, realizar actividades, hobbies o simplemente salir a cenar con tu pareja. La idea central es disfrutar de aquello que el dinero puede darnos.

Lykke y la libertad

¿A qué se refiere el concepto de libertad en este caso? Lykke propone conseguir la libertad interna, es decir, que por muchos factores externos que tengamos: trabajo, éxito, el qué dirán, hijos, familia, etc… consigamos dedicarnos, aunque sea un tiempo corto, tiempo para nosotros mismos y para hacer aquello que más queramos. Puede ser ejercicio físico, salir de fiesta, beber una copa de vino, tomar clases de pintura, aprender a montar a caballo o simplemente ver una serie en el sofá…. La lista es infinita y la marca cada persona.

Simplemente pregúntate, ¿qué te hace sentir libre?.

lykke

Lykke y el servicio a los demás

Una de las premisas del Lykke tiene que ver con la colectividad. Si mi entorno no está bien, yo tampoco puedo estar bien. O, mejor aún, si yo ayudo a que mi gente cercana sea más feliz, yo también seré más feliz. El concepto Lykke tiene que ver con acciones simples e inmediatas para nuestro entorno desde algún tipo de voluntariado hasta hacerles una llamada cariñosa a los abuelos, donar libros o ropa en buen estado, llevar a la oficina unas galletas recién horneadas. Las opciones pueden variar en tamaño y forma, sin embargo, el objetivo es siempre el mismo: mejorar la calidad de vida de quienes viven en el entorno inmediato. Una pequeña buena acción de vez en cuando.

Lykke: aquí y ahora

Si quieres integrar el estilo de vida Lykke a tu rutina, simplemente tienes que fluir con el momento presente. Dejar de preocuparte de lo que no está en tus manos, acercarte a tu pasión, disfrutar cada día de tu vida.

¿Te ha gustado el artículo sobre el lykke? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!