Lo primero que debemos tener en cuenta cuando hablamos de optimismo es que si nos encontramos en una situación en la que nos sentimos obligados a ser optimistas por que es” lo correcto” , debemos solo aceptar la situación y/o emoción sin forzar la aparición del  optimismo.

No soy nada partidaria del positivismo tóxico– esto es la idea de que “solo hay que centrarse en las emociones positivas e ignorar las emociones difíciles y las partes de nuestra vida que no van bien, así seremos mucho más felices”.

Este positivismo tóxico nos provoca consecuencias a largo plazo, sobre todo porque nos anima a ocultar nuestros  problemas. Sentirnos escuchados por los demás es uno de los antídotos más poderosos contra la depresión o la ansiedad. A menudo, ocultar o negar ciertos estados de ánimo nos provoca más estrés y emociones negativas.

De hecho, cuando hablamos de gestión emocional, nos referimos a las emociones displacenteras, éstas son el miedo, la tristeza, la ira, el asco, envidia, celos, culpa, entre otros.

Estas son emociones esenciales.  Las vamos a sentir por mucho que queramos evitarlas, por lo que no se trata de acallar las emociones sino de saber gestionarlas haciendo buen uso de ellas. Así, con la información que nos aportan nos permitirán adaptarnos mejor al entorno y a la demanda externa.

Por lo tanto, no se trata de ser felices porque sí, porque es lo que se nos ha dicho desde que éramos pequeños. Esto no tendría ningún sentido.

Seremos felices cuando aceptemos todas nuestras emociones y de ellas aprendamos a gestionar y entender nuestras acciones.

Dicho esto, voy a citar 3 tips que considero muy importantes acerca del optimismo:

3 tips para ser más optimista

Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; un optimista ve la oportunidad en cada dificultad. Winston S. Churchill

1 No lo seas si no puedes serlo.

No lo seas si no puedes serlo. Cuando tengas un problema en concreto que te hace sentir triste, o cualquier otra emoción displacentera, siéntela, vívela. Extrae de ella lo necesario y pregúntate para qué estoy sintiendo esta emoción, así es cómo aparecerán soluciones.

Una vez que identificas el problema es más fácil abordarlo con energía, desde la compasión y entendimiento sin castigarse a uno mismo.

2 Identifica placeres

Identifica.  Los placeres son muy esenciales y no debemos tener ningún complejo con esta palabra. Te recomiendo hacer una lista , sin prisa , según los vayas descubriendo.

Haz lista de cosas que te producen placer, que te gusta, que disfrutas, que te dan energía y te motivan a vivir la vida.

Cuando avances en este proceso, mezcla placeres!

Por ejemplo: tomarme un té y darme un baño. Perfecto, disfruta de ello a la vez!

3 Hazte con tu equipo optimista

Rodéate e inspírate de personas optimistas.  Para ello, primero analiza tu entorno. Las personas de las que te rodeas son clave en cómo gestionas tu día a día y tus emociones.

Yo hago un ejercicio en las sesiones de coaching por Skype llamado “Criba Ecológica”, porque “cribar” es separar. Por ejemplo, cribar el grano es seleccionar el grano bueno de piedrecillas o grano no bueno.

Y, “ecología” porque esta en Programación Neurolingüística es considerar ciertas situaciones, estrategias, personas o acciones y evaluar si son ecológicas en todas las áreas de tu vida, contigo mismo y con las personas que te importan.

Entonces la ecología, ya que somos seres sistémicos, es interesante evaluarla a nivel personal. Si no es ecológico con nuestro sistema, nos impide disfrutar de bienestar y ser felices.

En resumen de este tip, considero fundamental que evalúemos nuestro entorno, qué personas suman, quiénes son optimistas, positivas, quiénes se enfocan en soluciones y no siempre en problemas.

Una vez que identificas a estas personas trabaja para tenerlas cerca, cuídalas y nutre la relación que tienes con ellos. Esto será una fuente de energía que te hará transitar los problemas siendo más racional y calmado.

¿Te ha gustado el artículo sobre el optimismo? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de acompañarme en Instagram donde cada lunes a las 8am me verás en directo compartiendo herramientas y tips de crecimiento personal