• 0 productos

  • 3 Sugerencias Para Ser Más Optimistas

    Escribir sobre el optimismo no es fácil, ya que hay que ir con mucho cuidado de no caer en el positivismo tóxico. Algo de lo que en Formación Emocional no somos nada partidarias.

    ¿Qué Es El Positivismo Tóxico?

    El positivismo tóxico es la idea errónea de que solo hay que centrarse en las emociones positivas e ignorar las emociones difíciles. Que solo debemos enfocarnos en las partes de nuestra vida que van bien y que así seremos mucho más felices.

    Este positivismo tóxico que parece estar peligrosamente extendido, tiene consecuencias a largo plazo. Sobre todo porque nos anima a ocultar nuestros  problemas y las emociones displacenteras que los acompañan. Precisamente, esto es lo que a menudo nos provoca todavía más estrés y malestar.

    Dicho esto, vamos a ver 3 Sugerencias que consideramos muy importantes en cuanto a mantener una actitud optimista:

    3 Sugerencias Para Ser Más Optimista

    1. No Seas Optimista Si No Puedes Serlo.

    Cuando tengas un problema que te hace sentir triste, o cualquier otra emoción displacentera, date permiso para sentirla.

    Estas emociones displacenteras de las que hablamos son: el miedo, la tristeza, la ira, el asco, la envidia, los celos y la culpa, entre otras. Aunque no nos gusten, estas son emociones esenciales y las vamos a sentir por mucho que tratemos de evitarlas.

    Al contrario de lo que nos quiere hacer creer el positivismo tóxico, ante los obstáculos y los problemas, no se trata de ignorar las emociones, sino de saber gestionarlas adecuadamente. Esto significa, saber hacer un buen uso de ellas y de la información que nos aportan. Esto es lo que nos permite adaptarnos a los contratiempos y afrontarlos con más seguridad y destreza.

    Ante una emoción displacentera, pregúntate: ¿Por qué estoy sintiendo esta emoción? ¿Qué información me está comunicando? ¿Me está indicando que debo prestar atención a algo?

    Dicho esto, si en algún momento, te sientes [email protected] por una emoción, tómate tu tiempo para calmarte y distraerte. Pasado un tiempo, podrás reflexionar sobre esa emoción con la cabeza más fría.

    La clave de esta primera pauta es aquello de «lo que resistes, persiste.» Como ya hemos dicho, a menudo intentar ignorar nuestras emociones, solo nos acarrea más malestar.

    2. Identifica Placeres

    Los placeres son esenciales y no debemos tener ningún complejo con esta palabra. Te recomendamos hacer una lista de estos placeres, sin prisa y según los vayas descubriendo.

    Haz lista de cosas que te producen placer, que te gustan, con las que disfrutas y que te dan energía y motivación para vivir la vida. Poco a poco, ve incorporando estos placeres en tu día a día.

    3. Hazte Con Tu Equipo Optimista

    Rodéate e inspírate de personas optimistas.  Para ello, primero analiza tu entorno. Las personas de las que te rodeas son clave en cómo gestionas tu día a día y tus emociones.

    En las Sesiones de Coaching Emocional, nuestros clientes trabajan la “Criba Ecológica”. Cribar, es separar. Por ejemplo, cribar el grano, es seleccionar el grano bueno y separarlo de piedrecillas o grano malo.

    La llamamos Criba “ecologíca” porque en Programación Neurolingüística, la ecología trata de considerar ciertas situaciones, estrategias, personas o acciones y evaluar si son ecológicas en todas las áreas de nuestra vida, con nosotros mismos y con las personas que nos importan.

    Entonces la ecología, ya que somos seres sistémicos, es interesante evaluarla a nivel personal. Si no es ecológico con nuestro sistema, nos impide disfrutar de bienestar y ser felices.

    En resumen, esta segunda clave considera fundamental que evalúemos nuestro entorno: qué personas suman, quiénes son personas positivas y quiénes se enfocan en soluciones y no siempre en problemas.

    Una vez que identifiques a estas personas trabaja para tenerlas cerca, cuídalas y nutre la relación que tienes con ellas. Esto será una fuente de energía que te hará transitar los problemas de forma más racional y calmada.

    Conclusión

    Como has visto, hay formas prácticas de fomentar el optimismo sin tener que negar la realidad. Aunque cuando nos vemos inmersos en un problema o situación difícil, puede resultar complicado ver las cosas desde una perspectiva optimista, siempre podemos hacer algo para hacer las cosas más llevaderas. Y es que cuando trabajamos bien nuestros recursos y habilidades emocionales, tenemos más opciones ante los retos de la vida 🤍


    Como siempre esperamos que te haya gustado este artículo. Si tienes alguna duda o aportación, puedes dejarnos un comentario y responderemos 🙂 También nos encontrarás en Instagram donde compartimos más herramientas y recursos para el crecimiento personal.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.