La empatía hace que nos ayudemos entre nosotros y se relaciona directamente con la inteligencia interpersonal (es decir, con la preocupación y con el amor por los demás).

Podemos definir este concepto como la intención de ponernos en el lugar de los demás, para comprender sus sentimientos y emociones. Lo que se intenta conseguir cuando somos empáticos es intentar experimentar lo que siente la otra persona desde su lugar.

También es definida como la capacidad para ayudar al prójimo: nos permite comprender mucho mejor en qué posición se encuentra la otra persona, así como la manera en la que ha tomado uno u otro camino.

Pero lo que se conoce menos es el termino contrario a la empatía y es la ecpatía. Algunos expertos hacen uso de este concepto para anteponerla a la empatía, y es que hace referencia a la capacidad que podemos desarrollar para excluir, de manera voluntaria, sentimientos y deseos que nos llegan desde otras personas. Así evitaremos un exceso de empatía.

Ventajas de la empatía

Ahora que ya conocemos que es la empatía, vamos a analizar algunos de sus beneficios:

-Mejora la comunicación: Es un elemento clave que ayuda a potenciar la comunicación, el pilar por excelencia de cualquier relación (tanto a nivel sentimental, personal,  como profesional). Alguien empático sabrá cómo escuchar a las personas de su entorno, por lo que se mejorará la comunicación.

-Incremento del carisma: Tan solo conseguiremos ser carismáticos si conseguimos una buena conexión y si la comunicación que establecemos es positiva y agradable.

-Ayuda a conectar a nivel emocional: Existen personas que, con tan solo su presencia, son capaces de hacer sentirse cómodos a los demás, o todo lo contrario. Y son precisamente las personas empáticas las que hacen que se sientan cómodos a aquellos que le rodean, mejorando la conexión emocional.

-Contribuye a reducir la agresividad: Esto es curioso, y que la empatía y la agresividad son sentimientos que se anteponen. Por ejemplo, esto se practica mucho en los medios de comunicación. Utilizar un titular más empáticos ayuda a que el lector simpatice con la noticia.

-Mejora la popularidad: Si el individuo practica la empatía, la comunicación será mejor, conseguirá una conexión emocional, reducirá su agresividad y será carismático. Todo aquello hará que sea más aceptado por las personas que le rodean, y esto contribuirá a que sea más popular

¿Qué pasa si hay un exceso de empatía?

Pero, como cualquier cosa en la vida, los excesos no son buenos, y esto también ocurre con un exceso de empatía.

Una persona demasiado empática tendrá como una especie de antena gigante que hará que atrape cualquier emoción que se encuentre en el entorno. El problema de tantas sensaciones es que serán muy complicadas de gestionar.

Por lo tanto, el individuo, lejos de poder soportar dicha carga, lo que hará es dedicarse por completo a los demás, y se olvidará de si mismo. Soportar la carga del entorno puede llegar a drenarlos, y esto derivar en la aparición de sentimientos de culpabilidad debido al dolor que experimenta la gente. 

Este sufrimiento, con el paso del tiempo, puede llegar a desgastar nuestra energía vital.

Una persona que tenga exceso de empatía se podría caracterizar por: 

– Deterioros psíquicos: Si el desgaste es continuo, se producirá un deterioro continuo de la identidad, así como de las habilidades sociales del individuo.

– Cambios de humor: También se pueden presentar cambios de humor radicales, muchas veces sin avisar. El individuo híper-empático podría llegar a estar profundamente abatido en un momento dado, y al siguiente instante pasar a un estado de felicidad desproporcionada.

– Otros trastornos: También es habitual que aparezcan otros trastornos físicos, como agotamiento físico, malestar general.

– Dependencia: Estas personas serán muy dependientes. Buscarán una manera de solucionar los problemas de los demás con el objetivo de reforzar la imagen de personas valiosa que busca proyectar, que requieren de interacción y aprovación continuada. Si alguna persona del entorno intenta establecer algunos límites, el híper-empático podría sentirse hundido y desgraciado.

– Tendencia a ser sobreprotectoras: También tienen predisposición a ser sobre-protectores y a minar la autoridad de su entorno. Lee artículo sobre rol Salvador.  

– Problemas de productividad: Un exceso de empatía podría agravarse hasta llegar al punto de que la persona en cuestión no se pueda concentrar. Esto hará que se disminuya su rendimiento en el plano laboral.

– Se sentirán incomprendidos: Es posible que se sientan discriminados en diferentes entornos, y es que nadie será capaz de entender su necesidad de apoyar, de ayudar, de sentir.

Resentimientos: También se pueden sentir resentidos y tender al aislamiento, a la decepción y a la rabia.

3 pautas para cuidar el exceso de empatía

Toma distancia

Debemos aprender a gestionar nuestras emociones y a tomar distancia de nuestro entorno.

No estamos hablando de ignorar a nadie, pero sí que es importante aprender la diferencia entre lo que nos pasa a nosotros, y lo que les está ocurriendo a los demás.

Habrá que identificar si esa sensación que nos llega es nuestra, o es de los demás.

Tenemos que ser realistas y ayudar en la medida real que podamos, pero que no llegue a afectar a nuestras posibilidades. De nada sirve que ese problema que afecta a esa persona, también nos acabe afectando a nosotros.

Practicar ecpatía puede ser un buen recurso para gestionar de manera más equilibrada estos sentimientos, evitando que sean excesivos.

Pide ayuda profesional

Tanto si nos encontramos en el extremo de la híper-sensibilidad, como si nunca nos ponemos en el lado de los demás, sería interesante recurrir a un experto para que pudiéramos contarle nuestro caso y trabajarlo.

Es importante que el experto nos pueda enseñar una serie de técnicas que ayuden a poner límites sobre nuestros pensamientos, que ayuden a que crezcan nuestros pensamientos y a definir nuestra autoestima e identidad.

El profesional se encargará de definir el límite de cada individuo, y trabajará para corregirlo si es demasiado alto o bajo.

Espero que hayas podido identificar si necesitas liberarte del exceso de empatía.

No te olvides de seguirme en Instagram y Facebook! Si estás [email protected] en desarrollo personal, no dudes en preguntar sobre el Coaching con PNL.