De la misma manera que no se puede caminar hacia delante mirando hacia atrás. 

No tiene sentido que vivamos nuestras vidas con el pasado pegado a nuestro presente.

Hay quien dice que el pasado no existe, ni tampoco el futuro, que lo único que existe es el presente. Y lo cierto es que es lo único sobre lo que tenemos cierto control.

En Mindfulness se sabe que un exceso de pasado nos llevará a la depresión, mientras que unexceso de futuro nos llevará a la ansiedad.

Aunque puede ser que el pasado no exista, si que es verdad que nos pesa mucho, llegando hasta el punto de no poder tomar decisiones adecuadas por acontecimientos traumáticos o malas experiencias que se han sucedido.

En las siguientes líneas vamos a ver algunas reflexiones que nos mostrarán cómo dejar el pasado atrás. Para avanzar.

Estrategias para dejar el pasado atrás

Lo primero que debemos hacer es asumir la situación en la que estamos: no existe una máquina de tiempo o método que nos permita cambiar el pasado. No podemos coger un Delorean y aparecer en ese momento del tiempo que queremos cambiar.

Una vez que nos mentalicemos de que nuestra única salida es pasar página, podemos seguir leyendo:

Mira más allá de ti mismo

¿Te has parado a pensar alguna vez cuánto tiempo dedicas a pensar en tus problemas? Si no es así, haz un rápido cálculo mental y puede que llegues a una esclarecedora observación.

A menudo estamos tan volcados en nuestros propios problemas que se nos olvida ver más allá de nosotros mismos. Reflexionar un poco sobre esto, agitar un poco nuestras neuronas y simplemente levanta la vista para ampliar nuestro horizonte.

Analiza la situación en la que se encuentran las personas de tu entorno y cómo siguen viviendo a pesar de sus circunstancias. Quizá te sirva para aprender y evolucionar. Al fin y al cabo, todo en esta vida es un aprendizaje.

Es tiempo de olvidar

Vivir pensando en aquella persona que nos hizo daño, incluso guardándole rencor, no es una manera de seguir adelante. No solo no vamos a conseguir que esa persona se sienta mal, si no que seremos nosotros los que sigamos anclados, sintiéndonos mal.

Estamos frustrados y atascados en el pasado. Es momento de olvidar, de asumir que ya no fuimos los que éramos y que con esta actitud tan solo nos vamos a perjudicar más, además de afectar al resto de personas de nuestro entorno.

Aprende a perdonarte

Seguramente hay cosas que tú mismo te echas en cara y que no has sido capaz de perdonarte. Recuerda que todos somos humanos, que cometemos errores, pero que también tenemos la capacidad de reconciliarnos con nosotros mismos.

¿Qué deseo, motivación o miedo te llevaron a hacer las cosas de esa manera? Si eres sincero con ti mismo, llegarás a la conclusión de que tomaste la mejor decisión en ese momento, con los recursos que tenías y en ese contexto.

Debemos buscar motivos para perdonarnos. Un error no es más que una oportunidad que tenemos para evolucionar, para crecer como persona. Aprovechemos la información que nos brinda ese error, sobre que así no, que por ahí no y hagamos algo distinto.

Una persona que siempre hace la cosas bien (o que cree que las hace bien) no tiene esa oportunidad de crecer y evolucionar.

Busca un sentido a tu vida

Establecer tus propias metas puede ayudarte más de lo que te piensas. Te ayudará a afrontar cualquier mal momento y a sentir que vale la pena seguir luchando por algo. Si has cumplido todos tus objetivos, o estos han quedado tan lejos que no piensas que valgan la pena, quizá es el momento de establecer algunos nuevos.

Si no se te ocurre que hacer, quizá sea un buen momento para trabajar con voluntario, para ayudar a que otras personas crezcan por una causa justa.

Una motivación es lo más potente que existe, aquello que te ayudará a derribar cualquier barrera mental o física.

Hora de hacer un reset en tu vida

A medida que vayamos viviendo nos encontraremos con situaciones en las que no tendremos más remedio que volver a empezar. Puede que estemos en un momento en el que todo lo veamos oscuro, pero debemos intentar ver más allá. Permítete sentir ese momento bajo pero no más tiempo de la cuenta, úsalo como un trampolín para resurgir y renovarte.

No ser capaz de ver una alternativa no significa que no exista, o que no pueda venir de cara al futuro. Quizá tan solo te haga falta un cambio de perspectiva.

Es hora de dejar el pasado atrás, para avanzar, para cambiar e incluso transformarte.

Si deseas conquistar ese cambio, esa transformación no puedes perderte el curso de este sábado 28 de diciembre para la motivación y el logro de objetivos con PNL.

Toda la información y como reservar tu plaza aquí: http://www.formacionemocional.com/curso-de-motivacion

Y si no eres de Barcelona o cerca puede que haya llegado el momento de ocuparte de ti con un proceso de coaching para el cambio y aumento de autoestima. Sesiones por Skype estés donde estés contáctame.

¿Te ha gustado el artículo sobre dejar el paso atrás? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook! Si estás [email protected] en desarrollo personal, no dudes en preguntar sobre el Coaching con PNL.