Mi nombre es Noelia Millán, soy madre a jornada completa y fisioterapeuta de profesión. Es fácil encontrarme leyendo y escribiendo sobre salud, bienestar, crianza, estilo de vida y desarrollo personal. Sí, me considero multiapasionada, pero sobre todo altamente sensible.

Este entramado de maternidad, crianza y autoconocimiento ha sido la semilla de Revolución Sensible, un pequeño proyecto que está brotando en Instagram y que tiene la visión de crear una comunidad de familias altamente sensibles.

“Soy como siento” es un grito que refleja la situación de incomprensión que padecen muchas Personas Altamente Sensibles (PAS); no es una elección ni un capricho, de hecho, la ciencia define la Alta Sensibilidad o Sensibilidad de Procesamiento Sensorial como un rasgo de personalidad, fruto de la herencia genética y de la interacción con el entorno. Tampoco es una etiqueta ni describe todas las facetas de una persona, pero sí puede emplearse como una herramienta de autoconocimiento muy poderosa.

Por un momento, seas altamente sensible o no, te pido que nos pongamos las gafas de mirada PAS y exploremos así 7 verdades (6 claves y una recomendación final) que se dan en sus relaciones. Coge aire que nos adentramos en un terreno emocional y sensorialmente intenso…

6 claves para tratar a personas PAS

1. ¿[email protected] yo?

Vivimos en un mundo habitado por mayoría de personas no PAS (80% de la población) que sienten y gestionan la información de manera más superficial, de ahí que, en comparación, muchos de sus comportamientos parezcan exagerados.

Captar un espectro más amplio de estímulos (emociones propias y ajenas, sensaciones, etc.) se traduce en sentir más, un sistema nervioso que procesa más y, por lo tanto, una reacción más intensa.

En el entorno familiar e íntimo, es importante ser conscientes de este funcionamiento diferente, no entrar en comparaciones porque la etiqueta de “[email protected]” expone a las PAS a la crítica ajena y el juicio interno, y esto no ayuda a forjar una autoestima sana.

2. ¿Deficiente yo?

Ser altamente sensible no es un trastorno ni un defecto. No hay nada que tratar ni nada que superar. Por eso animar a una PAS a “mejorar” desde la perspectiva de un no PAS apunta a fracaso. Esto de salir de la zona de confort “a la brava” es como tirar de la cuerda y esperar a que se rompa, porque seguramente se partirá (sucede cuando el sistema nervioso se satura y no puede gestionar tanto).

La buena noticia es que una PAS sí puede mejorar en su vida, por supuesto, siempre y cuando se conozca bien y respete su energía; debe crear una “zona de confort” desde donde progresar de manera saludable y sin estrés.

3. ¿[email protected] yo?

Esto de captar más (del exterior y de nuestro medio interno) y gestionar más, no es un proceso que se haga de forma consciente y voluntaria. Por si fuera poco, una PAS también procesa toda esa información de manera más profunda. Entonces, ¿qué se necesita para favorecer este funcionamiento? Tiempo y espacio.

De ahí que se muestren detallistas, perfeccionistas e indecisas a la hora de elegir, porque lo valoran todo (colores, sensaciones, lo propio y lo ajeno, etc.). Eso explicaría que les cueste manejar varios objetos a la vez, o hacer muchas tareas en poco tiempo. Puede parecer improductivo, pero con más orden y estructuras consiguen marcar la diferencia y destacar positivamente.

4. ¿Maniá[email protected] yo?

La comodidad, el orden, la estética cuidada y simplificar les da paz. En general, todo lo que sea reducir intensidad y cantidad de estímulos (ruidos, luces brillantes, aglomeraciones, texturas molestas en ropa y accesorios, etc.) y evitar decidir a menudo (micro decisiones en lo cotidiano) ayuda a las PAS.

Es así, porque necesitan ahorrar energía para sus procesos mentales y emocionales que, no olvidemos, son más complejos ¿Qué son quejicas? Puede, ¡su bienestar está en juego!

5. ¿[email protected] yo?

Este es un mito bastante extendido, igual que confundir sensibilidad con debilidad, feminidad o timidez. Son aspectos diferentes. Aun así, es cierto que la mayoría de las PAS son introvertidas o por lo menos selectivas. Por eso, disfrutan del tiempo a solas o relacionándose con un grupo pequeño de personas.

Aunque no seamos conscientes, la vida social que se practica hoy en día es por sí sola estimulante, ¡ya nos podemos imaginar cómo la experimentan algunas PAS!; como “absorben” más información inconsciente y ésta hay que gestionarla, es lógico que busquen un tipo de ocio que les haga sentir bien. Que a veces se escabullan no quiere decir que no disfruten de las personas, sino que necesitan su tiempo y espacio para hacer reset ¡Esto es sagrado!

Sin embargo, hay PAS extrovertidas o PAS introvertidas que aman, por ejemplo, salir de concierto o a bailar a la disco (me incluyo). En las PAS el factor música y arte actúan como “drenantes”. Eso sí, al día siguiente se encuentran como si les hubiera atropellado un camión.

6. ¿Mejor yo?

¡Cuánto nos gusta comparar! Una persona altamente sensible no es ni mejor ni peor, porque el rasgo en sí es neutro. Es la interpretación que hacemos lo que marca hacia donde evoluciona la persona, positiva o negativamente. Aunque no es descabellado advertir que la mayoría de las PAS lidian con dos piedras en su camino: estrés y baja autoestima.

Para algunos expertos, la alta sensibilidad se considera una estrategia de supervivencia porque en determinados momentos evolutivos se requieren individuos y animales que capten más información y la procesen de forma más profunda (ojo, que el rasgo se ha confirmado en 100 especies). Es sorprendente la naturaleza, ¡qué sabia!

Y ahora pongamos el foco en lo positivo, que lo hay ¡y mucho!, porque también se puede reconocer a un PAS por su mente creativa y observadora, su amabilidad y bondad, su conexión con lo espiritual, su alta empatía o el empeño que pone en sus proyectos. Sin duda, es una fortuna tener un amigo, familiar o pareja altamente sensible, aunque a veces cueste comprendernos.

Así, si quieres y te relacionas a diario con una persona altamente sensible y, sobre todo, si se trata de un niñ@ o un adolescente, me gustaría recomendarte algo:

SÉ PARTE DE LA SOLUCIÓN Y NO DEL PROBLEMA. CUANDO LO REQUIERA, DALE TIEMPO Y ESPACIO. RECUERDA, EL DON DE LA SENSIBILIDAD LO REGAMOS ENTRE TODOS Y EL MUNDO, AHORA MÁS QUE NUNCA, NECESITA PERSONAS CONECTADAS CON SU SENSIBILIDAD

Revolución Sensible

No te olvides de seguirme en Instagram y Facebook! Si estás [email protected] en desarrollo personal, no dudes en preguntar sobre el Coaching con PNL.