La asertividad es un tipo de estrategia que usamos para comunicarnos; a partir de la misma, la persona tendrá la capacidad de poder hacer valer sus derechos, así como de dar su opinión, expresar sus gustos y comunicar sus intereses de forma clara, pero al mismo tiempo respetando a los demás y logrando que los demás le respeten a él.

Si una persona sigue una conducta asertiva, tendrá capacidad para hablar de sí mismo, de poder pedir ayuda más fácilmente, de discrepar de forma abierta ante las opiniones con las que no esté de acuerdo, además de algo muy importante y es ser capaces de decir no.

Si después de leer estas características sobre la asertividad, descubres que no eres todo lo asertivo que deseas, no pasa nada. Porque la asertividad es una habilidad que se aprende y se entrena. Existen algunas técnicas que nos pueden servir para potenciarla y que vamos a estudiar a continuación.

Técnicas para practicar la asertividad

La técnica del banco de niebla

Está técnica se basa en aceptar que la otra persona puede tener una parte de razón en su argumento, sin iniciar una discusión. Sin embargo, tienes que expresar que la otra parte de la razón, la tienes tú.

Una vez que se tranquilice sabiendo que estás de acuerdo con su punto de vista (por lo menos en parte), puedes expresar tu punto de vista sin problemas.

La técnica del disco rayado

Esta técnica es muy efectiva, pero requiere de práctica y tranquilidad en el tono. La idea es mantenerse firme con el mismo argumento una y otra vez, pero siempre estando tranquilos, sin discutir y sin cambiar el contenido.

De lo que nos tenemos que preocupar es que nuestro interlocutor entienda el mensaje. Para ello, nuestro argumento debe ser igual.

Técnica de aplazamiento asertivo

Si alguno de los interlocutores está muy enfadado, intentar hacerle comprender nuestro punto de vista en ese momento es un auténtico error. Esta técnica lo que intenta conseguir es que la discusión se aplace a otro momento en dónde los dos estéis menos enfadados.

En estos casos es mejor hablar cuando se haya enfriado.

Técnica de fraccionamiento de temas

Se basa en evitar que la conversación vaya a temas delicados; la idea es no echarse nada en cara. En el caso de que se detecte que la otra persona sigue un camino no adecuado, se pueden iniciar frases del estilo  “¿Y qué tiene que ver eso con…?”

Técnica de la pregunta asertiva

En el caso de que pensemos que nos están criticando de forma injusta, o que no sepamos el motivo de ello, lo que podemos hacer es preguntar a la otra persona sobre el motivo de la acusación. Podemos hacer preguntas como “¿Por qué dices que no soy buena persona?”

En el caso de que lleve razón, te puede servir para aprender.

¿Quieres saber más sobre asertividad?

Si eres de Barcelona, España, no te pierdas el curso presencial del próximo sábado 25 de Noviembre de 11h a 14h. Trabajaremos en conjunto estas técnicas de asertividad y mucho más. ¡Plazas limitadas! Reserva cuanto antes.