¿En algún momento has pensado en dejarlo todo porque simplemente no estás satisfecho con lo que tienes, con tu trabajo o con la forma como estás viviendo tu vida?

Desde la infancia nos enseñan que debemos ir acumulando cosas materiales para contar con estabilidad económica y emocional, pero ¿qué ocurre cuando todos esos bienes nos producen dolores de cabeza, estrés y nos alejan de un estado de bienestar?

La verdad es que acumular objetos no es la clave para alcanzar la felicidad. Al contrario, puede llevarnos a un estado permanente de insatisfacción. Veamos por qué ocurre esto y cómo el minimalismo puede ayudarnos a revertirlo.

¿Qué es el minimalismo?

El minimalismo es una corriente de arte contemporáneo que se enfoca en la expresión de lo mínimo necesario. Para ello elimina los elementos superfluos. Aunque está asociado al diseño, la arquitectura y al arte en general, también es aplicable en la vida.

Entre sus principales expositores destacan Joshua Fields Millburn y Ryan Nicodemus con su libro “Minimalists”, Leo Babauta con “La guía sencilla para una vida minimalista” y Marie Kondo con su libro “La magia del orden”.

El minimalismo en la vida es simplemente vivir con lo necesario y deshacerse de lo innecesario para dar espacio a lo que realmente importa: la felicidad. Cuando eliminas el desorden, el exceso de objetos, el consumismo, notas que te sobra tiempo para ocuparte de ti y de aquellos aspectos de tu vida que siempre has querido cultivar

Beneficios de aplicar el minimalismo en la vida

En su definición más básica, el minimalismo es quedarse con lo que verdaderamente importa. Aplicarlo en tu vida te puede ayudar a mejorar el panorama. Estos son sus beneficios:

Minimalismo y paz mental

Cuando reconoces qué es realmente lo importante en tu vida, empiezas a notar que puedes vivir bien y estar cómodo con mucho menos de lo que tienes. Te sentirás más competente para enfrentar el futuro. Al tener menos cargas será más fácil afrontar los nuevos retos y desafíos que están por venir.

Con el minimalismo en tu vida serás capaz de sentarte y descansar de verdad, no sólo cerrar los ojos para que aparezcan en tu cabeza cientos de responsabilidades y actividades pendientes. El simple hecho de conseguir los objetos de tu casa con facilidad mejora considerablemente tu vida.

Minimalismo y economía

Deshacerse poco a poco de las deudas y evitar adquirir nuevos préstamos es un beneficio del minimalismo. Al disminuir las compras innecesarias podrás enfocar tu atención en adquirir aquellas que realmente necesitas, dándole preferencia a su calidad más que a la cantidad.

Minimalismo y vida familiar

¿Cuántas veces le has dicho a tu hijo o a tus padres que no tienes tiempo? Es tanto el trabajo, las obligaciones y las responsabilidades que te has autoimpuesto que has olvidado lo más importante en tu vida: compartir con las personas que amas.

El minimalismo te da la oportunidad de deshacerte de todas esas cargas para que disfrutes con las personas que te aman y muy especialmente, tengas tiempo para pensar en aquello que te hace feliz y que realmente quieres hacer en tu vida.

lykke

En pocas palabras, el minimalismo te ofrece equilibrio y libertad. El equilibrio que has perdido llenándote de obligaciones, compromisos y responsabilidades para obtener cosas que no necesitas y la libertad de estar fuera de un sistema que te fuerza a tener gastos totalmente prescindibles .

¿Cómo aplicar el minimalismo en mi vida?

Empezar a ser minimalista es un proceso que requiere tiempo. Debes estar dispuesto a realizar los cambios y tomar consciencia de tus posesiones, cuáles de ellas utilizas y te hacen verdaderamente feliz.

Haz un inventario de tus objetos personales y piensa cuántas veces los has utilizado en los últimos 30 días, pregúntate qué tan necesarias son para ti y si habrá algún cambio en tu vida por no tenerlos. Una vez que identifiques lo que no utilizas es hora de clasificarlo.

Marie Kondo recomienda tres categorías

  • Para vender.
  • Para regalar o donar.
  • Para desechar.

Coloca cada objeto en una categoría y déjalo ir. Cada vez que hagas esto descubrirás que eres más libre.

Así como una persona no puede recordar a más de 150 individuos sin empezar a confundirlos, cuando tienes más de 150 objetos reina el caos en tu entorno, cuesta recordar dónde los has colocado, tienden a desaparecer y toma mucho más tiempo mantener el orden y la limpieza.

Palabras finales

El minimalismo no se limita a los objetos, la forma de pensar también puede ser minimalista. Si estás leyendo esto es porque buscas un cambio en tu vida. Para empezar a cambiar desde adentro es necesario modificar nuestro entorno. Con el minimalismo tienes la posibilidad de enfocar tus esfuerzos únicamente en las prioridades. Descubre la felicidad de vivir con menos.

¿Te ha gustado el artículo sobre el minimalismo? ¡Coméntame tu opinión más abajo y no te olvides de seguirme en Instagram y Facebook!