• 0 productos

  • Tanto Si Piensas Que Puedes, Como Si Piensas Que No Puedes, Estás En Lo Cierto.

    Sacarme el carnet de conducir, aprender a nadar, aprender un idioma nuevo, aprender a bailar danza del vientre, nuevas formaciones profesionales… ¿Cuántas veces vamos a enfrentarnos a momentos de nuevos aprendizajes? Afortunadamente: ¡Muchas!

    ¿Pero cuántas veces desistimos por falta de motivación?

    Conocer como funciona el proceso de aprendizaje y aprender a gestionar la frustración y la desmotivación es muy interesante para no tirar la toalla al primer contratiempo. Recuperar la motivación para seguir en tu ciclo de aprendizaje y no perder la oportunidad de aprender cosas nuevas que generen más recursos en tu vida que te hagan crecer.

    ¿Por qué la mayoría de veces las personas dejamos a medias una nueva actividad?

    ¿Por qué nos rendimos, ante cualquier dificultad en el proceso de aprendizaje de un idioma, deporte, actividad creativa como pintar, etc.?

    ¿Qué es lo que nos genera frustración? Y que nos lleva a decirnos a nosotros mismos:

    – ¡Lo dejo!

    -¡No soy capaz!

    -¡Esto no es para mí!

    Y una serie de frases procedentes de creencias limitantes que nos llevan irremediablemente a no conseguirlo.

    Pues posiblemente el desconocimiento, para empezar, de las fases del proceso de aprendizaje. Y para ayudarnos a gestionar la frustración de no conseguir las cosas de manera inmediata, para ayudarnos a persistir en un proceso de aprendizaje de cualquier cosa nueva, te las quiero explicar.

    Fases Del Aprendizaje

    Las fases del aprendizaje son 4:

    1. Incompetencia Inconsciente (No sé que no sé)

    2. Incompetencia Consciente (Sé que no sé)

    3. Competencia Consciente (Sé que sé)

    4. Competencia Inconsciente (No sé qué sé)

    ¿Qué sucede en muchas ocasiones cuando atravesamos esta curva y por qué desistimos y no llegamos a final?

    Te lo quiero explicar a través de un ejemplo para que lo extrapoles a cualquier habilidad nueva que estés pensando iniciar o aprendiendo ahora.

    Ejemplo: Aprender a conducir.

    1. Incompetencia Inconsciente (No sé que no sé): ¿Recuerdas que con 2-3 años supieras que se conducen coches? Pues eso es no saber que no sabemos.

    2. Incompetencia Consciente (Sé que no sé): Sin embargo, ya con 10 años, si que tenías conocimiento de que hay gente que sabe conducir, aunque tú no. Eso es saber que no sabemos.

    3. Competencia Consciente (Sé que sé): Aquí es cuando empiezas a tomar clases de conducción y empiezas a aprender, pero todo lo tienes que pensar: pisar el embrague, poner la marcha… etc. Esta es la fase más importante y es en esta justo en la que más abandonamos.

    ¿Cuál es el motivo? Pues que nos hace encontrarnos más inseguros. Estamos precisamente fuera de lo que conocemos, de lo cómodo para nosotros. Estamos fuera de nuestra zona de confort.

    Cometemos fallos porque estamos aprendiendo, fallos que nos hacen dudar de nuestras capacidades, que nos hacen estar incómodos y sentirnos inseguros. Es aquí donde hay que tener paciencia y perseverar.

    Ese estrés bueno, esas «agujetas mentales» por estar interiorizando una habilidad nueva no son un yo no valgo para esto, son un sigue un poquito más. Porque estas más cerca de pasar a la 4ª fase.

    4. Competencia Inconsciente (No sé que sé): En esta fase ya has interiorizado todo el aprendizaje, es cuando ya conduces y no tienes que pensarlo, lo haces sin más. Te sale de manera inconsciente.

    Tener conocimiento sobre el proceso de aprendizaje es muy interesante para, a partir de ahora, cuando estemos en la fase 3, la fase de las «agujetas mentales», no desistir, no dejarlo.

    No decirnos cosas que nos limitan y que nos hacen creer que no somos capaces.

    Saber que, por ejemplo, aunque al principio de cualquier ejercicio físico se tienen agujetas, si seguimos con nuestro entrenamiento nos empezará a proporcionar nuestros primeros resultados, poniéndonos cada vez más fuertes y mas en forma. 😉

    Y lo mismo sucede con aprender habilidades personales, que te ayuden a gestionar mejor tus emociones, la comunicación con los demás, a conociéndote mejor a ti mismo para estar mejor con los que te rodean.

    Por lo tanto no vuelvas a decirte: ¡Esto no es para mi!, ¡Yo no sirvo para eso! porque:

    «Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto.» (Henry Ford)

    Si estás interesado en aprender a motivarte y lograr tus objetivos no dudes a informarte sobre las Sesiones de Coaching Emocional online.

    Si crees que el Coaching Emocional puede ser la solución para ti, te ofrezco la Sesión de Descubrimiento A Mitad de Precio (35€)

    Rellena el formulario y me pondré en contacto contigo para agendar tu Sesión de Descubrimiento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.